22 julio 2011

El placer de dormir

Tras una comida muy placentera
mueren las ganas, me invade el sopor,
entonces llega un asunto mayor,
entonces llega una siesta severa.

Entro en mi habitación, la cama
espera, lento me acerco, me acuesto.
Perfecto palacio mullido es esto,
gran ceporro es quien a la siesta no ama.

Ya sueño, ya con quien más amo vuelo,
Aquí no hay chascos, ni muerte, ni dolor.
Aquí río, las nubes son mi suelo.

Miro las flores de infinito color,
este gran paraíso es mi consuelo
cuando la vida me deja mal sabor.
Reacciones:

14 comentarios:

  1. La siesta nos acoge siempre con los brazos abiertos.

    Me gustó el soneto y su tono

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno ese tono desenfadado.
    Soy ya, como tú del mío, seguidor de tu excelente blog (josemp1961 en silueta gris)
    Un abrazo bloguero

    ResponderEliminar
  3. Adoro las siestas, adoro ese olor de la tarde de sábado cuando ella me abraza, y se siente como tus nubes.

    Precioso!

    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Sencillamente genial. Fantástica oda a la siesta. Casi se puede sentir la sensación de un tenue arrullo que te invita a cerrar los ojos.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta que le hayas puesto letra a ese placer que nadie parece registrar, amo las siestas, especialmente cuando el aroma de la lluvia

    Estercita

    ResponderEliminar
  6. Desde luego que es un verdadero placer. Y además necesario en las tardes de caluroso estío.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. felicitaciones, a mi me cueta mucho intentar hacer algo parecido a soneto, y a ti te resulta natural, tienes duende!!
    la siesta por este lado del mapa no se estila mucho, somos trabajólicos en esencia, auqnue antes de la llegada de la modernidad se hacía en los campos y enlos pueblos pequeños, pero ahora , es casi un lujo poder disfrutarla

    un abrazo grande desde Chile
    te sigo y enlazo

    ResponderEliminar
  8. Me gusta la siesta
    me gusta el poema
    me gusta tu blog Sergio
    bonito soneto
    un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Divertido soneto Sergio, jocoso y despatarrao.
    Lo peor de la siesta es cuando la báscula empieza a subir. Ay.
    Si es que la vida es mu desgraciá. No puede uno disfrutar apenas de todo lo bueno que se encuentra.
    Pero me ha gustado tu entrada. Y la he disfrutado, sin ningún inconveniente.

    ResponderEliminar
  10. Yo soy el vivo ejemplo de lo que es no poder tomar la siesta como Dios manda: me levanto con un dolorazo de cabeza, que no veas. Y ni hablar de mi humor. Es algo tremendo, jajaja. Y vergonzoso.
    Un placer pasar a visitarte, Sergio.
    También te sigo.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. El maravilloso mundo de lo intangible

    ResponderEliminar
  13. Dicen que los españoles no somos grandes inventores, yo considero que la siesta es uno de los mayores inventos que la humanidad haya podido producir. Gran cantidad de extranjeros nos toman el pelo con ella, pero en cuanto llegan a España, son incapaces de pasar un día sin dormirla.
    Muy bien por ese soneto, Sergio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar