28 septiembre 2010

Segundos de sal

Ahogado en penas muero lentamente,
a cada segundo muere una parte de mí.
Cada vez que se mueve la aguja del reloj
se abre mi herida, 
a la que el destino echa sal,
y escuece, como todo en esta vida.


Reacciones:

1 comentario:

  1. Aveces los tictacs son los peores verdugos del mundo, duele mas estar muerto en vida por los segundos que se escurren tras la espalda que morirse de pena y ser enterrado para no ver más la luz del alba.

    Espero que tus sinsentidos reciban el azucar que necesitan, un saludo y me alegro de haberte leido.

    P.D: Acabo de actualizar ^^

    ResponderEliminar