30 diciembre 2010

Realidad o ficción.

Esta es una historia de tristes alegres, de vivos muertos y brillantes oscuros. Transcurre en un momento inubicado en nuestro eje del tiempo. Narra la historia de unos personajes que yo conozco, que tú conoces y que pese a ello, no existen.

Siente el frío viento que no sopla, siente como te hiela sin apenas tocarte. ¿Notas la mano de nadie tocándote el hombro sin apenas rozarte? Si, ten miedo, porque no es para menos, al empezar a leer esto estás formando parte del juego de un cruel escritor el cual dibuja letras y pinta dibujos de dos mudos oscuros.
Entre las calles de un pueblo o quizás una ciudad anda un hombre sin sombra y de oscuro caminar. A su paso el agua de las fuentes deja de fluir y el frío ambiente se vuelve caliente. De pronto se detiene frente a un banco y se sienta sacando un sobre que huele a dolor. Rasga delicadamente el sobre y lo abre, saca una carta perfectamente doblada y empieza a leer. Termina de leer y vuelve a leer. Sus ojos se llenan de lágrimas que caen suavemente sobre el papel, bailando con la tinta de la carta y mezclándose para formar mancha indescifrable. La furia le llena y no concibe ninguna otra idea que matar a la persona que se atreve a causarle ese dolor. Se aproxima a el río y sin más pensar a la persona que le causa dolor se dispone a matar, y salta, y cae al río, y sus huesos ensangrentados y rotos agujerean su carne y su piel, y las ratas se lo comen sin estar muerto aún, y agoniza y sufre y vomita sobre su vida y los sueños que tenía. El agua fluye y la sangre se pierde entra la cristalina agua, agua que corre rápidamente hasta que llega a la fuente de tu casa. Te sirves un vaso, tomas un trago y lo dejas sobre la mesa para proseguir leyendo tu libro que dice:
Y en el vaso de agua se refleja la imagen del vivo muerto que con un cuchillo se aproxima a su victima que sin esperarlo lee un libro tranquilamente, y con suavidad desplaza su afilado cuchillo por tu gaznate, ¿es bonito sentir que el oxígeno se te escapa por el corte del cuello? ¿es bello sentir la muerte que te proporciona una ser fantástico? Sé que no vas a responder porque tu muerte no es ficción, sino realidad.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario